PONER LIMITES EN EL ♥HOGAR♥


Hay quienes se preocupan por invertir mucho tiempo y dinero en edificar una casa a su gusto, pero no debemos olvidar que la construcción de un verdadero hogar parte de la conducta de los integrantes de la familia desde que nacen.

Nadie escapa a la realidad del día a día, en la que todo es rápido, agitado, las normas de cortesía muchas veces pasan desapercibidas y los valores de respeto y convivencia  cada vez se ven menos.


Un buen ciudadano no solo debe demostrar una buena actitud en su trabajo o en su casa; debe ser un modelo que determine cada acción de su vida, la mayoría de las personas concluye que las buenas y malas conductas se aprenden en casa, que son los padres quienes modelan esas actitudes desde que nacemos, sin embargo también hay que tomar en cuenta los factores externos, la sociedad, los mensajes que ésta nos envía y más aun, en un mundo globalizado como en el que vivimos.

“Lo común es que la gente piense que un hogar violento genera violencia, pero  a veces, nos sorprendemos porque hay niños que ven violencia en casa y se vuelven sumisos; es como si pensaran que se merecen la agresividad hacia ellos y se resignan a vivir  así, cohibidos, tímidos, retraídos para no generar conflictos”.

Buscar equilibrio en la Educación:

Asha Philips, terapeuta Infantil y autora del Libro: “Decir No”, cometa que una solución intermedia, siempre es lo más recomendable, pues en la actualidad los padres varían la educación desde la más estricta hasta la más relajada, desde los complacientes hasta los más duros y  restrictivos. “La Idea de que es probable satisfacer todas las necesidades del Niño y ahorrarle cualquier sufrimiento daría lugar a un ser Infeliz y mal adaptado”.

Para la Psicoterapeuta, poner límites a los hijos los obliga a adaptarse desde pequeños a circunstancias inesperadas y a buscar alternativas, logrando que gracias a la negativa, estos se vuelvan más flexibles y creativos, aprendan a negociar y a desarrollar sus capacidades emocionales.

EXPRESION DE SENTIMIENTOS:
Lo más importante en cuanto a la comunicación entre padres e hijos es la expresión de sentimientos. “No solo hablar y escuchar, porque a veces los hijos no hacen lo que dicen sino lo que sienten. Pero si en casa el Papa no le dice “Te Quiero”, “Estoy Feliz2 ò estoy orgulloso de lo que hiciste, los niños no aprenden a expresar sus emociones”; En algunos casos además no se trata de que muestren sus emociones, sino que sepan canalizar la agresividad, alegría ò tristeza de buena manera.

REFORZAR LOS VALORES MUY IMPORTANTE!
Tomando en cuenta la realidad de nuestras ciudades, en la cual los valores,  básicos a veces, se desechan, los niños con mayor razón deben recibir estas enseñanzas  en los hogares, partiendo del punto del amor y el respeto como bases universales para ser buenas personas.
En mi opinión la tolerancia, el respeto y la generosidad son el pilar base para cada pequeño, mas hoy en día,  cuando no se trata de pensar  como los demás, sino de respetar a cada quien  como persona”.


Los valores son compartidos y Universales, pero si en el hogar no los fomentan los chicos no los aplican y terminan usándolos a conveniencia, de acuerdo con la situación y espacio donde estén.

APRENDIENDO JUNTOS.

Ninguna persona nace con conocimientos  para ser Buena a Madre ò Padre; lo más importante es que a medida que pasa el tiempo vamos adquiriendo el aprendizaje y lo que nos permite reflexionar a la hora de analizar y solucionar  siempre  a la hora de  de favorecer el crecimiento equilibrado de los hijos y mejorar las relaciones familiares.
Más allá de estas posibilidades de aprender, la mejor recomendación que se les puede brindar a los papas, es que el poco tiempo que tengan con sus hijos lo valoren, que aprovechen esos momentos juntos para conocerlos. Que les pregunten que quieren, que necesitan, que les gusta, ya que sin duda apoyarse como familia y construir un hogar sano es primordial para ser un buen ciudadano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Fisioterapia en Niños con Síndrome de Down, no la dejemos atrás!

Afrontar o Rendirse? SINDROME DE DOWN