Tu Hijo Nació con Síndrome de Down: Aquí tienes la Cartilla.


AQUÍ ESTA LA CARTILLA… SIGUE  LAS  INSTRUCCIONES...

"TU HIJO HA NACIDO CON SÍNDROME DE DOWN"


                Es muy usual escuchar con tonos compasivos y de buena intención que hemos tenido un hijo cuyo desarrollo y bienestar en el futuro “Dependerá de nuestro trabajo y esfuerzo personal”; que llegarán a “dónde nosotros queramos que lleguen”;... que nunca les pongamos “un techo a sus posibilidades”. “Que son Angelitos que hay que educar” Al comienzo, es bueno escuchar de buena gente palabras tan pretendidas para nosotros y más cuando no sabes nada al respecto.



SI Nos  detenemos  a pensar y a reflexionar sobre ellas, comprenderemos la responsabilidad que llevan y que específicamente  van dirigidas a ese ser que llego con un extra en un par de sus Cromosomas, y que nunca las escuchamos  cuando el hijo que nace no tiene Síndrome de Down!
Ese chiquillo que nos callo de sorpresa (y no por no saber que llegaba) “viene sin una  cartilla de  instrucciones”.

Sin embargo hay quienes tratan de establecernos un manual,  en menoscabo de aquellos que nacen sin él Síndrome. Desde el primer segundo nos subyugan con información –buena o mala- pero suficiente para ocasionar nuestra voluntad de preguntar sobre ese cromosoma “extra” en la pareja 21.
Genética, Atención Temprana, Logopedia, Estimulación y un sin fin de materias más nos hacen a los padres, en general, promotores de la educación y que en muchas ocasiones saben menos que nosotros mismos. 


El aprendizaje no es fácil para un principiante pero el diario vivir nos enriquece en conocimiento y amor, poco a poco vamos interactuando con lo que aquella “Bendición de Dios” nos enseño con su nacimiento: el Pilar Fundamental para unas buenas bases  de un firme futuro de un hijo  (Con o Sin) Síndrome de Down, Lo adquirimos viviendo, instruyendo, amando y ejemplificando con nuestros actos, sin medir condición; con esto obtendremos  una buena, sana y sólida educación.


Pensándolo bien Ésta Cartilla de Advertencias no es exclusiva para nuestros hijos con diversidad funcional, en realidad la educación de todos nuestros hijos por igual debería ajustarse a esos principios bajo los que se denomina el Amor, la paciencia, la constancia, la perseverancia, la igualdad, el ejemplo, la reflexión, el cariño y el inmenso deseo de ver progresar nuestra misión como Padres.


Con el pasar del tiempo nos vemos reflejados en el resultado de nuestras obras en la vida y sin temor a equivocarme aquellos hijos que se consideran “Normales o Perfectos” frente a estos otros con “Rasgos y características físicas diferentes”, parecieran en algunas ocasiones necesitar más de esta Cartilla que nos mandan a leer a nosotros para que su futuro sea provechoso y autentico.


Seamos Conscientes y razonables, todos los niños vengan o no con un invitado en su “Cromosoma Par” tienen potenciales y carencias unos más que otros, solo que  los manifestaran a un ritmo diferente.







Comentarios

  1. bellísima reflexión,coincido plenamente. Lucia berger psicologa,mamá,estimuladora temprana...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me Interesa tu Opinion

Entradas populares de este blog

La Fisioterapia en Niños con Síndrome de Down, no la dejemos atrás!

Afrontar o Rendirse? SINDROME DE DOWN