Cardiopatías Congenitas



Hablando de Cardiopatías Congénitas, les cuento que mi Hijo Keyner, sobrelleva una de ellas (DUCTUS ARTERIOSO PERSISTENTE) y a pesar de haber sido asintomático debemos realizarle una Intervención Quirúrgica para prevenir una Hipertensión Pulmonar, pues debido a su Condición es muy posible que ésta aparezca. Y en cuestiones de Salud debemos prevenir hasta un CATARRO.

 y aunque la fecha de su intervención no es dada aun si es cierto que se acerca pues como todo tiene que ser tramitado y lleva una serie de pasos, solo se que confiando en Dios todo saldrá muy bien pues mi Campeón es muy fuerte y siento gran alivio al saber que es una de las Cardiopatías mas leves que existen, no por ello dejo de sentir miedo claro esta, pero con la Fe por delante, estaré al pendiente de informarles el día de la operación y espero poder contar con sus oraciones... les dejo información acerca del tema, muy importante enriquecerse sobre el tema sobre todo aquellos padres que aun desconocen de el.

SIEMPRE EN LAS MANOS DE DIOS...EN TI CONFIAMOS!!!

 DUCTUS ARTERIOSO…?
El Ductus Arterioso persistente o conducto arterioso persistente (CAP) o persistencia del conducto arterioso (PCA) es la persistencia, después de nacer, de la comunicación que normalmente existe entre el sistema arterial pulmonar y la aorta durante la vida fetal. La causa se desconoce y en el 90 por ciento de los casos se presenta como un defecto único. Se puede detectar por la existencia de un soplo o ruido cardíaco continuo (soplo en maquinaria).
Es la más frecuente  de las Cardiopatías, Se trata de un vaso que conecta la aorta a la arteria pulmonar ya fuera del corazón. El feto dentro de la madre necesita tener el ductos abierto para sobrevivir pues a través pasa la sangre hacia la placenta para su oxigenación.  
Al nacer y funcionar los pulmones del niño ya no hace falta y se suele cerrar espontáneamente en los primeros días de vida.  
Pero algunos ductos no se cierran y siguen permitiendo el paso de sangre oxigenada (roja) de la aorta (Ao) (tiene más presión) a la arteria pulmonar (AP) (tiene menos presión) y a los pulmones (P) inútilmente pues ya está oxigenada, mezclándose (color marrón) con la sangre no oxigenada que proviene del ventrículo derecho (VD). Este flujo de sangre extra sobrecarga al pulmón y al corazón (aurícula y ventrículo izquierdos) aumentando el trabajo de este último y su deterioro. En clínica causa insuficiencia cardíaca y con el tiempo Hipertensión pulmonar.  El cierre del ductos se puede lograr con medicación en los recién nacidos, y en el resto de los niños a través de un cateterismo terapéutico implantando un aparato oclusor o bien mediante una sencilla intervención quirúrgica.

,.

 Causas
El conducto arterial persistente afecta con más frecuencia a las niñas que a los niños. La afección es más común en bebés prematuros y aquellos que presentan síndrome de dificultad respiratoria neonatal. Los bebés con trastornos genéticos, como el Síndrome de Down, y cuyas madres hayan contraído rubéola durante el embarazo están en mayor riesgo de padecer este problema.
Síntomas
Es posible que un conducto arterial persistente pequeño no cause ningún tipo de síntomas. Sin embargo, algunos bebés pueden tener síntomas como:
  • Respiración rápida
  • Malos hábitos de alimentación
  • Pulso rápido
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración al alimentarse (Muy Comun)
  • Cansancio con mucha facilidad
  • Retraso en el crecimiento

Tratamiento
En un bebé recién nacido, el DUCTUS arterioso permeable puede cerrarse por sí solo sin necesidad de recurrir a una cirugía. Por esta razón, en los recién nacidos, se espera un tiempo adicional para ver si el DUCTUS arterioso permeable se cierra por sí solo en caso de que la insuficiencia cardíaca pueda tratarse sin inconvenientes. Sin embargo, si los síntomas son preocupantes, como en un bebé prematuro, o si es improbable que el Ductus se cierre por sí solo, se procederá a realizar un cierre quirúrgico.
Si al transcurrir los meses el bebé continúa con el ductus arterioso permeable, es improbable que se cierre por sí solo. En estos casos se recomienda el cierre del mismo para evitar una endocarditis.
En los bebés recién nacidos, se pueden suministrar medicamentos como la indometacina o el ibuprofeno. Estos medicamentos llegan al estómago y pueden contraer el músculo en la pared del Ductus arterioso permeable y dar lugar al cierre del mismo. Sin embargo, estas drogas tienen efectos colaterales como la lesión o hemorragia de los riñones, por esta razón, no se los pueden recetar a todos los bebés. Debido a estos posibles efectos colaterales, es necesario realizarle al bebé análisis de laboratorio antes de administrarle los medicamentos. Si los resultados no son los esperados o si los medicamentos no funcionan, se puede realizar una cirugía y unir (ligar) el ductus arterioso permeable.
Los medicamentos suelen tener un efecto positivo en los pacientes recién nacidos. En los bebés más grandes y en los niños, el cierre podrá hacerse en una cirugía o en el laboratorio de cateterismo cardíaco a través de un dispositivo o espiral.
En el cateterismo cardíaco, se seda al paciente y se insertan los catéteres en los vasos sanguíneos de la ingle. Luego, se hace avanzar los catéteres hasta el corazón y se toman imágenes del ductus arterioso gracias a la inyección de un tinte (angiograma). Se pueden utilizar dos métodos para cerrar el ductus. Si es pequeño, se inserta un espiral dentro del vaso que se expandirá para obstruir el flujo sanguíneo. Si el ductus es más grande, se inserta un dispositivo flexible dentro del ductus como un "tapón".
El Ductus arterioso también puede cerrarse con cirugía. En la cirugía, se realiza una pequeña incisión entre las costillas del lado izquierdo y se une (liga) y se corta el ductus arterioso. El cierre quirúrgico del ductus arterioso permeable puede realizarse a cualquier edad, y se recomienda específicamente en un ductus arterioso permeable muy grande u otra anatomía atípica.
La probabilidad de complicaciones en estos tratamientos es baja, y depende en mayor medida del grado de enfermedad del niño antes de iniciar el tratamiento.


Pruebas y exámenes
Los bebés con conducto arterial persistente con frecuencia presentan un soplo cardíaco que se puede escuchar con un estetoscopio; sin embargo, en los bebés prematuros, es posible que dicho soplo no se pueda oír. El médico puede sospechar de la afección si el bebé tiene problemas para respirar o alimentarse poco tiempo después del nacimiento.
Se pueden observar cambios en radiografías del tórax. El diagnóstico se confirma con una eco cardiograma.
Algunas veces, es posible que un conducto arterial persistente y pequeño no se diagnostique hasta más tarde en la infancia.




 

Comentarios

  1. Hola, verás como todo sale bien, en el grupo de baile de Haizea hay varias niñas y niños que están operados y ahora están muy bien, muchos besos y te mando todo mi amos para que salga bien

    ResponderEliminar
  2. Claro Marilyn que da mucho miedo !!!yo lo pase con Valeria y su operacion, (aunque la de ella si era un poco mas complicada)pero son tan fuertes y valientes que ellos mismos nos dan la fuerza y la tranquilidad a nosotros,animo y mucha fe,un abrazo

    ResponderEliminar
  3. De todo corazón espero que todo salga bien! estaremos al pendiente. Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me Interesa tu Opinion

Entradas populares de este blog

La Fisioterapia en Niños con Síndrome de Down, no la dejemos atrás!

Afrontar o Rendirse? SINDROME DE DOWN